judit
per en 21 Març 2012
1,424 Vistes

Mil gotas de lluvia rozando su rostro, mojandole sus parpados cerrados juntandose con las pequeñas lágrimas que salen de sus ojos tristes y cansados... Pequeñas y diminutas gotas cayendo por su pelo corto, frías gotas que mojan ése cuerpo calado y helado hasta los largos huesos de su cuerpo.

Unos ojos que, poco a poco, levantan la mirada hacia el cielo, intentando encontrar la luna, y con ella, una brizna de esperanza para poder romper las duras cadenas que le hatan a ese lugar del que tanto quiere escapar.

Pero las gotas no cesaban, la luna no aparecía, y él, tristamente, arrastró , sus pies, cansados de no hacer nada y a la vez hacer demasiado, los arrastró hacía ése lugar triste, hacia su prision personalizada...

Sigues el primer a qui li agrada això.
Jordi Bernat
M'encanta es precios, despres dius de mi, jo escric be, pero tu em guanyes per moolt!!! guapissima segueix aixi, escribint, que s'ompli el bloc de histories boonissimes!!! t'estimuu.
21 Març 2012